Business Coaching Firm

Educación para hacer crecer tu negocio

Category:

¡Motiva a tus empleados!

Un empleado desmotivado no rendirá igual en su trabajo. Ya sea por motivos laborales o personales, es necesario identificarlo y apoyarlo. Para identificarlo, reconoce estos síntomas:

• Parece estresado.
• Se distrae.
• Tiene mal aspecto.
• Sonríe poco.
• Sufre de cambios de carácter.
• Sus rendimientos han bajado.

Averigua con otros trabajadores si está pasando por una mala etapa. Si optas por preguntárselo directamente, hazlo de modo casual y no de manera directa.
Podrías decirle casi en broma: “¿Vaya ojeras eh? ¡Hay que dormir más!” y esperar su reacción.
Probablemente, la persona le reste importancia, pero si la situación continúa, conviene atajar su desmotivación así:

1) Después de cerciorarte de que varias personas lo han notado, comentarle al encargado o al supervisor de forma profesional las sospechas de un caso de desmotivación en el trabajo.
Probablemente, éste lo consulte con sus compañeros y superiores inmediatos y propongan varias soluciones.

2) Se debe llegar a una conclusión y entrevistarse con la persona afectada. Se recomienda no hacerlo de manera demasiado formal, pero hacer notar cierta preocupación por su estado. También se deben realizar preguntas del tipo: “¿Consideras que tu jornada laboral es demasiado extensa?”, ¿Cómo afrontas las responsabilidades que están a tu cargo?”, ¿Te parecen sencillas/difíciles tus funciones?”, “¿Están tus actividades bien definidas?”, etc.

3) A continuación, se debería realizar un cuestionario con preguntas del estilo de las anteriores con otro supervisor o directivo. Preguntas con respuestas tipo “Sí”, “No” o “Es posible”. Esto ayudará a esclarecer las posibles causas del bajo rendimiento del empleado, y teniendo en cuenta la versión de éste, ayudarle más.

4) Los casos de desmotivación son comunes en empleados que han ascendido de categoría profesional y llevan poco tiempo en su cargo actual (por ejemplo, el paso de dependiente/a a encargado/a).
La persona puede sentir ciertas inseguridades, sentirse estresada por las nuevas responsabilidades, no planificar y organizar bien las tareas y los horarios, etc. Por ello, se ha de tener en cuenta si se la ha formado para el cargo el tiempo suficiente, si se le ha dicho que pronto tendrá a alguien que la ayude (debido p.ej. a una ampliación del negocio) o simplemente, si ha habido una correcta explicación de sus funciones a realizar.

5) Normalmente, estos casos de desmotivación laboral tienen fácil solución. Simplemente se ha de encontrar la raíz del problema y dar confianza y reconocer los méritos del trabajador cuando hace algo bien, o por el contrario, enseñarle a realizar correctamente las tareas en las que comete equivocaciones.
También puede resultar muy oportuno enviar unas semanas al empleado en cuestión a que aprenda de alguien que ostente su mismo cargo en otro establecimiento y sea muy veterano, para así aprender de la persona con más experiencia de la empresa o matricularle en un curso para completar su formación.

6) Si la actividad a realizar es de carácter repetitivo, estudia darle nuevas responsabilidades y de cierta autonomía (esto NO significa darle más tareas).
Así, verá que delegan más responsabilidad en él, desarrollará más capacidad de mando y se sentirá importante para la empresa. De todas maneras, se ha de tener cuidado, y no delegar funciones del superior inmediato en él para que no acabe convirtiéndose, en el caso de un dependiente, en el “encargado en funciones” o “encargado encubierto” por el mismo salario.

7) Por último, realizar un seguimiento de los progresos de la persona afectada por desmotivación laboral cada cierto tiempo (p. ej. a los 3 meses de comenzar un curso), así como fomentar su autonomía, su toma de decisiones, su iniciativa, creatividad, y en definitiva, algo muy importante en los trabajadores: su capacidad de logro.

Arturo Chávez

Pregunta por nuestros cursos

Acelera el crecimiento de tu empresa

Contact us